10 Consejos para vivir una vida saludable

Vivir un estilo de vida saludable no significa horas de entrenamiento en el gimnasio y comer sólo ensaladas. Se trata de tomar decisiones saludables y sencillas en tu vida diaria. Por eso aquí en para ayudarte te dejamos estos 10 consejos para vivir una vida saludable.

Dice el Dr. Craig Nossel, jefe de Wellness en Discovery Vitality: «El truco para hacer que su estilo de vida sea más saludable es hacer pequeños cambios saludables todos los días, como subir las escaleras en lugar de los ascensores, aumentar el consumo de fruta, beber un vaso de agua extra o dejar de fumar».

Así que comencemos con los ejes fundamentales de una vida saludable: Realiza ejercicio regularmente, alimentate más saludable y conoce todas las opciones de estilo de vida saludable.

10 Consejos para vivir una vida saludable

Para lograr los objetivos de una vida sana, sigue estos 10 consejos para vivir una vida saludable sin ningún problema:

1- Me gusta moverlo, ¡Muévelo!

Me gusta moverlo, ¡Muévelo!

Haz lo mismo que el Rey Julien (Película Madagascar, Dreamworks 2005) y mueve tu cuerpo. No sólo una vez o de vez en cuando, sino todos los días y siempre que puedas.

Aunque una sesión de ejercicios es ideal para trabajar en tu rutina diaria, puedes quemar calorías de otras maneras, como por ejemplo:

  • Caminar hacia el escritorio de otra persona en lugar de enviar un correo electrónico
  • Estacionarte más lejos del edificio y caminar
  • Tomar las escaleras más a menudo.
  • Hacer la limpieza de la casa o del jardín
  • Llevar al perro a pasear o montar en bicicleta con los niños en lugar de ver la televisión.

Logra una visa sana con este Endulzante artificial sin calorías Stevia Liquid

2- Todos estamos juntos

Nos pasamos la vida sentados – en nuestros escritorios, frente al televisor, en una reunión o por teléfono. Están surgiendo nuevas investigaciones que ponen de relieve el riesgo potencial para la salud de todos nuestros comportamientos sentados.

Así que rompa el tiempo que pasa sentado poniéndose de pie durante cinco minutos y obtenga los beneficios para la salud. Cada pedacito cuenta y todo se suma para quemar más calorías.

Si tienes sobrepeso o estas subiendo de peso, hacer pequeños cambios en tu rutina diaria de ejercicios puede beneficiar tu salud. De hecho, un estudio ha encontrado que sólo un descenso del 10% en el peso ayudó a las personas con sobrepeso a reducir su presión arterial, colesterol y mejorar su bienestar.

3- Come  saludablemente

Cuando se trata de una alimentación saludable, existe una abrumadora variedad de teorías, libros de dietas e información en línea sobre lo que se debe comer, lo que a menudo es contradictorio.

Aunque la investigación aún está en curso y en desarrollo, todos los expertos están de acuerdo en que nuestras dietas son demasiado altas en azúcar, nuestras porciones son demasiado grandes y comemos muchos alimentos procesados.

4- Cuida lo dulce y lo salado

Desde las bebidas azucaradas hasta los cereales para el desayuno, es difícil alejarse de los alimentos azucarados.

Con frecuencia, el azúcar se esconde en productos enlatados o en alimentos pre-envasados, o incluso en alimentos que creemos que son saludables para nosotros, como los jugos de frutas.

La persona promedio toma aproximadamente 22 cucharaditas de azúcar añadida cada día. De acuerdo con la American Heart Association, el objetivo diario no debería ser más de seis cucharaditas de té niveladas para las mujeres y nueve para los hombres, es decir, tanto para los alimentos como para las bebidas combinadas.

La manera más fácil de limitar su consumo de azúcar es eliminar las bebidas gaseosas azucaradas. Esto por sí solo puede ayudarle a perder o mantener un peso saludable, lo que a su vez reducirá su riesgo de enfermedad cardíaca, obesidad y diabetes.

Un ingesta alta de sal puede provocar hipertensión arterial y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Existen diferentes maneras de reducir la sal en la dieta:

  • A la hora de comprar, elige productos con menor contenido de sodio.
  • Al cocinar, puedes sustituir la sal por especias, aumentando la variedad de sabores.
  • Al comer, ayuda no tener sal en la mesa, o al menos no añadir sal antes de probarla.

Compra aquí nuestros Suplementos para el Control del apetito y azucares

5- Distorsión de porciones

porciones

El tamaño de nuestras porciones de alimentos y bebidas ha aumentado drásticamente en los últimos 30 años. En los años 50, un paquete de patatas fritas era de 28 g de un restaurante para llevar, hoy son 154 g, y eso ni siquiera es el supertamaño, que es la friolera de 196 g.

El aumento del tamaño de las porciones no sólo incluye las porciones para llevar, sino también el empaquetado de los productos en el supermercado, los platos llanos y los vasos en los restaurantes e incluso el tamaño de la nevera. Las formas simples de disminuir las porciones incluyen:

  • Come tus comidas principales en un plato más pequeño – visualmente el plato se ve lleno, por lo que estará satisfecho, pero técnicamente estará comiendo menos.
  • Sírvete en la cocina, en lugar de tener los platos de servir en la mesa del comedor. Es mucho más fácil tener antojos cuando está justo enfrente de usted.
  • Come pequeñas comidas regulares (al menos cada cuatro horas) para no pasar hambre; si llega a este punto de hambre, es muy difícil detenerse antes de comer en exceso.

En Ayudamistica.com conseguirás muchos más ¡Consejos para tu vida!

6- Colorea tus alimentos

Elegir alimentos enteros y cocinar desde cero es una forma mucho más saludable de comer que comprar comidas pre-envasadas o preparadas que son altas en grasa y sal pero muy bajas en nutrientes.

Para asegurarte de que estás recibiendo una variedad de nutrientes, vitaminas y minerales en su cuerpo todos los días – una regla general rápida es elegir una variedad de colores para tus comidas.

Se el artista de tus comidas y pinte un cuadro de colores con una variedad de frutas y verduras amarillas, rojas y verdes durante todo el día.

Tu cuerpo frunce el ceño si la comida está toda marrón.

Visita nuestra Tienda Online Zentenoshop.com

7- Elige la vida

No hay nada más dañino para una vida larga y saludable que fumar, que se calcula que es la causa de muerte o discapacidad en la mitad de las personas que fuman.

Los peligros del tabaco de fumar son tan importantes que es el problema de salud pública más importante del mundo, que irónicamente se puede evitar en gran medida.

Fumar no sólo acorta su vida afectando sus órganos internos, sino que también lo envejece por fuera causando daño a la piel. Fumar tabaco puede producir arrugas, crear líneas de fruncido alrededor de la boca, manchar los dientes y los dedos, robarle nutrientes a la piel, descomponer el colágeno que realza la juventud y hacer que su piel luzca gris.

Hace que te preguntes cómo es que el fumar se comercializa a menudo como algo glamoroso y atractivo. Se necesita valor para dejar de fumar, ya que no es un viaje fácil, pero es una elección valiente y sensata. Algunos de los cambios positivos ocurrirán. 

Te invito a leer: ¿Quieres saber cómo perder 3 kilos en un día?

8- Duerme bien

Los problemas para dormir pueden traer una serie de problemas de salud, como la obesidad, diabetes e incluso enfermedades cardíacas.

La falta continua de sueño puede debilitar tu sistema inmunológico y hacerte propenso a los resfriados y la gripe. Así que, es importante que vayas a dormir bien.

Puedes realizar algunas actividades que te ayuden a dormir más y mejor. Evita el consumo de café y de cigarrillos antes de la alcoba. Adicionalmente, aunque el alcohol puede ayudar al conciliar el sueño rápido, luego se interrumpirá cuando el etanol empiece a metabolizarse en el organismo.

Una sesión de ejercicios también puede ayudarte a dormir mejor por la noche. Aquellos ejercicios que demandan oxígeno, como caminar, andar en bicicleta, una sesión de sexo, pueden mejorar drásticamente la calidad del sueño nocturno, pero evitando aquellos entrenamientos muy agotadores antes de dormir.

9- Respira profundo

La inhalación de aire provee a las células del oxígeno que necesitan para vivir.

Todos respiramos, pero ¿Lo hacemos adecuadamente? Probablemente al respirar empleamos menos de un tercio de nuestra capacidad pulmonar y no aprovechamos expandir completamente nuestro estómago y pulmones para capturar la mayor cantidad de aire posible: tal cual como lo hacen los recién nacidos.

Una respiración profunda reduce el estrés y la presión arterial, fortalece de los músculos abdominales e intestinales y alivia los dolores y molestias generales del cuerpo. También contribuye a mejorar la circulación, liberar las toxinas del cuerpo, y a dormir mejor durante la noche.

También deberías leer: 15 Maneras de cómo llevar una vida saludable y feliz

10- Bebe mucho líquido

Bebe mucho líquido

Somos alrededor de 65% de agua, por lo cual los adultos necesitan beber al menos 1,5 litros de líquido al día, o más si hace mucho calor o si son físicamente activos.

El agua es la mejor fuente, por supuesto, y puedes usar agua de grifo o mineral, con o sin gas, simple o saborizada. Los zumos de frutas, el té, los refrescos, la leche y otras bebidas, pueden estar bien en algunas ocasiones.

Si sigues estos 10 consejos para vivir una vida saludable te aseguramos que vas a llegar a los resultados que siempre has buscado. ¡Éxitos en tus objetivos de una mejor vida!

Comentar usando Facebook

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *